Cultura //// 15.04.2018
Paren de fumigar, por Wilson el payador

Nueva entrega de Anarkokilombera. El payador Wilson Saliwonczyk reflexiona, desde el arte de payar, sobre el negociado de los agrotóxicos, sus causas y sus consecuencias.

Por Wilson Saliwonczyk

PAREN DE FUMIGAR 

Nos Fumigan por dinero
con glifosato en la gruesa. 
Gente que no le interesa
el hambre del mundo entero. 
Argentina es un granero,
cereal hay por todos lados
pero hay muchos desclasados; 
los ricos están más ricos
y pobres, viejo y chicos
Hambrientos y fumigados.

Está comprobado que sembrando sin agrotóxicos se sacan más o menos las mismas ganancias que cultivando con venenos. El paquete tecnológico es una engaña pichanga, los rindes pueden ser buenos pero el paquete es carísimo. Eso aumenta el riesgo del agricultor, que apuesta más dinero para ganar más o menos lo mismo. Todo esto sin tener en cuanta el deterioro de la tierra y de la naturaleza en general, que no son propiedad de nadie, son recursos naturales. 

Las fumigaciones están exterminando todos los insectos beneficiosos de la naturaleza, que cumplen muchas funciones en las plantaciones: polinizan, se comen a otros insectos, mejoran la tierra como las lombrices, alimentan otros animales como a pájaros y sapos que están desapareciendo. Todas estas muertes producen desequilibrios en la naturaleza donde cada pieza es un engranaje clave. Cuando este modelo ya no sea sustentable, el daño a la tierra, el agua, el aire, la fauna va a ser desastroso. 

Por si fuera poco, empresas como Monsanto han patentado semillas que son patrimonios de los pueblos, que han sido creadas con los siglos. Estas empresas, en vez de pagar, toman una semilla popular como la papa o el maíz, la modifican, la patentan y cuando el chacarero vende la cosecha le cobran copyright, esto es cierto, no es broma. 

Nuestros abuelos, sembrando con el caballo y el arado, trabajando en familia compraron campitos. Hoy, muchos agricultores del mundo pierden sus campos en manos de los bancos por lo arriesgada que es la timba. Pero este sistema de succión de la renta es tan sofisticado que, aún sacando buena cosechas, el agricultor cada vez se va empeñando más y al final de los años siempre sale perdiendo. 

Pocos siembran con la luna
y lo campos están llenos
de los que siembran venenos
para cosechar fortuna.
Que cada pueblo se reúna
a trabajar el terrón.
Qué egoísmo y sin razón
de los que siembran pobreza
para cosechar riqueza
a base de la exclusión.

 

Son el maíz, la papa, el lino
de semilleras, del banco
que se han robado el pan blanco
del pequeño campesino.
La pachamama en su sino
la pisotea el poder.
Así es que se pueden ver
a los sin tierra, los parias
y hay cosechas millonarias
junto a chicos sin comer.

Las tierras son ancestrales
y la gente de la tierra
está enfrentando la guerra
de las multinacionales.
Las colonias criminales
quieren que desaparezca.
Que un horizonte florezca
de este continente grande.
Será el día que el pueblo mande
y que el gobierno obedezca.