fbpx No es sólo rocanrol pero me gusta | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 17.05.2020
No es sólo rocanrol pero me gusta

Agencia Paco Urondo entrevistó a Jorge Garacotche, líder de la banda de rock progresivo Canturbe, en cuyo primer disco, que data de 1980, participó como invitado un tal Charly García. Por Andy Andersen y Jorge Hardmeier.

 

Por Andy Andersen y Jorge Hardmeier

 

En 2018 se publicó Flotteur, noveno álbum de la banda Canturbe, editado por Viajero Inmóvil Récords. El primer disco de la banda liderada por Jorge Garacotche, músico oriundo del barrio de Villa Crespo, fue El vuelo de los olvidados (1980), considerado un clásico del rock progresivo argentino. En dicho disco participó como músico invitado Charly García. Ya en la década del noventa Garacotche integró el grupo La Caja. A partir de 2008 y con la reedición de El vuelo de los olvidados,  Jorge decide rearmar Canturbe y publica otros tres discos. “Flotteur”, en francés, significa boya o flotador.

¿Por qué ese título para el último disco de la banda?: "Flotteur", también la usan para nombrar a alguien que está “flotando”, un colgado, también puede ser alguien que flota por no estar atado a nada, me gusta esa idea, y lo terminé de definir porque una noche soñé que así se iba a llamar al disco, entonces, por ley de los sueños, no dudé. Confieso que me gusta el sonido de la palabra, el idioma francés tiene un sonido sofisticado, mantiene un romanticismo de viejos tiempos, explica Jorge Garacotche, guitarrista y alma mater de esta nueva formación del grupo que completan el tecladista Gabriel Herrera, Daniel González en bajo y  César Carreras en batería.

 

Mixs modernos

Canturbe es una banda que se puede encuadrar dentro de eso llamado rock progresivo, pero siempre con una impronta tanguera.  Un dato: fue el primer grupo de rock argentino en grabar un tango: “Soledad”, de Gardel y Le Pera, en su disco Bonpland. Garacotche explica esa mixtura y la posterior incorporación de ciertas tecnologías aplicadas a su música: Soy un tipo marcado a fuego por tres cosas: el rock argentino, el rock inglés y el tango, creo que todo el tiempo esas cosas están dando vueltas, pero también se da que uno vive rodeado de novedades y no puede negarlas, me refiero a la tecnología, el mundo digital, los sonidos electrónicos, que son una clara señal de estos tiempos, uno trata de recordar pero mirando desde el presente, y ese presente se mete en las canciones, no me quiero quedar en lo que escuchaba cuando era adolescente,  vivimos muchas cosas que nos fueron abriendo y al cabo de un tiempo vimos que, además, dejaron marcas .

Otra búsqueda constante en la música del líder de Canturbe es la utilización de material concreto, sonidos sampleados o tomados de aire, que remiten al trabajo casi pictórico que comenzó a hacerse en los sesenta: Es algo que siempre me interesó, dejar hablar a los sonidos cotidianos y hacerlos convivir con los sonidos mecánicos, y después buscar. Además creo que es una buena manera de convivir con lo que traemos del pasado y lo actual, me parece que tiene que ver con la lírica que hay en las canciones de Canturbe, que siempre hacen alusión a lo interno, la esencia, y lo que nos pasa afuera, como una muestra intimista del resultado de esa tensión. 

Desde sus inicios, Canturbe se caracterizó por incorporar, progresivamente, diversos elementos. Un ejemplo de ello es “Me vas a ver”, una suerte de tango pop que podría ser el hit de Flotteur: Es una mezcla que me gusta hacer, el tango con el pop, con un hallazgo: canta Marcela Torresi y la acompaña la enorme tanguera Eva Fiori, nunca en nuestros discos una mujer se había hecho cargo de la parte cantada, y fue una gran idea hacerlo. En el caso de “Una canción detrás” sucede lo mismo, ir a lo tanguero desde el pop, pero con un cierre sinfónico

Como enunciamos anteriormente, Canturbe está catalogado como un grupo de rock progresivo. Si nos remitimos a este último disco, “Nostos” es el ejemplo de canción que puede indicarse como muestra de esa influencia: Tengo una gran influencia del Génesis de los 70´s, de su producción, sus arreglos, es el grupo de rock progresivo inglés que más escuché, creo que es una de las cosas que define mi obra, ese mix, que no intenta parecerse, sino que está en la esencia de uno. En este tema me gustó la idea de la letra cortita, casi críptica y largas partes instrumentales que aclimatan las imágenes. Además me encanta la palabra griega “Nostos”, que aparece en La Odisea, se refiere al “regreso” de Ulises, quien desea regresar a muchas cosas, no sólo a su ciudad, sino que se mezcla la nostalgia, la añoranza de un pasado glorioso, algo más profundo en la idea de volver a otros tiempos de uno mismo.

Calzoncillos de cuero

Canturbe surge en plena noche de la dictadura. El vuelo de los olvidados era una canción que, metafóricamente, hacía mención al tema de los desaparecidos. En esos años presencié dos secuestros y supe de mucha gente secuestrada. Toda esa época fue muy compleja, era muy difícil sacar un disco, nosotros surgimos de una movida de alrededor de cincuenta bandas, en ese año, y sólo tres llegamos al disco. Nos ayudó muchísimo la presencia de Charly García, como invitado, y el apoyo de los medios del palo, como el Expreso Imaginario. En ese momento el rock no era negocio, a eso sumale la presencia de una dictadura omnipotente que nos marcaba la cancha con la censura, con la persecución, reduciendo los espacios a lo mínimo, rememora Jorge.

En Flotteur un tema se titula “Los intocables”: ¿Una cita a aquella época, tal vez? Es una canción que escribí en 1979, una ironía sobre la policía, los “servicios”, que, por supuesto, ni se me ocurrió proponer para el primer disco.  Flatteur se publica en 2018, mientras veíamos a la policía hacer y pensar muchas cosas que emulaban a la dictadura, parecían como sedientos de represión. Me pareció dramático publicar un tema de 1979 que en pleno 2018 tenía vigencia, era como señalar que en el enemigo nada había cambiado, hay cosas que siguen intactas, sólo cambia el escenario. Los métodos de la dictadura, sus peores ideales, siguen en la cabeza de muchos/as argentinos/as, lamentablemente, aunque la jueguen de “superados”. Garacotche se refiere, claro, a la época macrista. Buenos Aires ya no es la del 2001, ni bien se recuperó volvió a girar sobre sí misma y se encerró en el consumismo, la indiferencia, se alejaron de aquellos piqueteros y se arrimaron a la clase dominante, sueñan con su bendición, votan a los que benefician a los poderosos, por ahí viven en La Boca, pero se piensan como si vivieran en Belgrano, ya no van al teatro o a ciclos de cine de vanguardia, se muestran en los shoppings con sus bolsas, la juegan de sibaritas y son sommeliers de cartón. Recorriendo las provincias la gente me empezó a decir que la letra no es porteña, sino que describe un drama nacional, y es cierto, el ideal del “gran sueño” de la clase media porteña se ha expandido.

Una virtud no muy usual en el ambiente musical es la coherencia, una identidad, lo que Spinetta denominaba “calzoncillos de cuero”. ¿Cómo actuó Jorge Garacotche para mantenerse alejado de las tentaciones del mercado y mantener esa ética? Siempre pensé que cuando uno está parado sobre algo fuerte incorpora cosas, husmea estilos, prueba elementos, se deja influenciar para aprender, investiga y crece, pero no deja de ser uno mismo. Cuando empecé estaba marcado por una vocación de fusión, eso fue creciendo, interactuó con mucha data, pero la esencia no mutó.

Canturbe atravesó décadas, modas y estilos manteniendo esa coherencia artística. Jorge analiza el actual panorama musical: Todo lo veo distinto, ni mejor, ni peor, se perdieron cosas y se ganaron otras, claro que la sociedad cambió, una Buenos Aires distinta, una ciudad que supo ser progre, culta, nocturna, y hoy cree que la derecha tiene las respuestas, ahí hay una pauta del enorme cambio, entonces la música, que suele acompañar los climas sociales, se va adaptando, los músicos son distintos, pocos provienen de los bares, y muchos llegan desde los colegios y universidades privadas, se mira mucho a EEUU, sus películas, sus series, y eso produce un choque de culturas. En el caso del tango es muy llamativo y saludable que se haya fortalecido, hay mucha gente haciendo buen tango, sobre todo tango que no se queda en la conmemoración de lo clásico, eligió pegar un salto. En el rock argentino hay muchas buenas bandas dentro de lo que se llama la corriente pop, con buenas producciones, con gente que toca bien y graba bien. No se puede esperar que surja Invisible, Manal o Serú Girán, porque esos tipos son irrepetibles, es como esperar que entre los milicos surja un San Martín o, en el fútbol, un nuevo Maradona, creo que no va a pasar. 

 

Contacto 

canturbe@yahoo.com 

 

Redes

www. youtube.com/canturbe

Facebook: Jorge Garacotche

Facebook: Canturbe