Cultura //// 03.03.2019
Matemurga: carnaval, teatro comunitario y empoderamiento popular

“El teatro comunitario piensa el arte como derecho, como una práctica transformadora, ensanchadora del horizonte, una práctica que empodera” Entrevista de APU a Edith Scher, directora de Matemurga, que se presenta este domingo 3 de marzo a las 20:00h en Villa Crespo.

Por Agustín Pisani

 

Con ya 16 años de trayectoria Matemurga se presenta este domingo 3 de marzo, en el marco del carnaval porteño, con Herido Barrio. Será a las 20:00h en Tres Arroyos, entre Honorio Pueyrredón y Rojas, Villa Crespo. Si llueve, se hace el lunes 4 a la misma hora. Su directora *Edith Scher, compartió con Agencia Paco Urondo su visión sobre presentar su puesta colectiva en el marco del carnaval porteño 2019.

La imagen puede contener: 13 personas, texto

 

AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué tienen en común el espíritu de carnaval con Matemurga una agrupación teatral colectiva barrial, y comunitaria? Hay un espíritu de construcción popular en común, pero ¿en qué diferenciarías una murga común porteña con lo que hacen ustedes?

ES: Hay un espíritu de construcción popular, por supuesto. Somos un grupo de teatro comunitario y nuestros integrantes no son artistas profesionales, sino vecinos y vecinas de todas las edades. El teatro comunitario piensa el arte como derecho, como una práctica transformadora, ensanchadora del horizonte, una práctica que empodera. Al igual que la murga, el teatro comunitario es una expresión de lo que esa comunidad quiere decir, una mirada desde un territorio, el barrio. Las diferencias son estéticas, porque lo que hacemos es teatro (también tenemos una orquesta y un grupo de titiriteros), aunque es un teatro que, entre otras vertientes, también se nutre de la murga.  Abrevamos en el sainete, en el grotesco criollo, en la zarzuela, en la opereta y en otras expresiones populares.  Al igual que la murga somos una expresión que surge de la comunidad, una expresión crítica, Pero no somos una murga en sentido estricto. No hacemos desfile ni baile. Contamos historias.   

 

APU: ¿Las temáticas que aborda herido barrio, ponen de manifiesto como nuestras comunidades en la actualidad tienden a sufrir grietas o cortes que lejos están del sentido o la búsqueda de fortalecer un lazo comunitario y poner como eje la memoria y la celebración?

Edith Scher: El espectáculo habla de una herida social: la de los vínculos perdidos, la del deseo de estar en la vereda, de reconocerse en otros. Herido barrio se pregunta todo el tiempo si hay algo de aquello que volverá. No para sumirse en la nostalgia de lo perdido, sino como alerta ante el modo en que vivimos. Un barrio hoy no es un territorio de encuentro. Al menos no es eso lo que está instalado, aunque muchos intentemos lo contrario. Es, más bien, un lugar que la gente usa para dormir, para hacer las compras que pueda (hoy ya casi no alcanza para nada), un lugar deshabitado, aunque se more en él. La vida no transcurre en la calle ni en la plaza, sino adentro de la casa, con encierro y bajo cuatro llaves, sin comunidad. Nosotros no damos un mensaje de cómo debería ser, pero la historia que contamos, cargada de fantasmas y recuerdos, llena de ilusión y de deseo, de ganas de vivir, habla de esa herida, de esa carencia, de una sociedad lastimada que añora vivir de otra manera. Es una historia crítica pero a la vez esperanzada.

 

APU: ¿Cómo encaran este año de elecciones, qué perspectiva tienen con Herido barrio a futuro y cómo afecta la crisis que vivimos al desarrollo de la agrupación?

ES: Herido barrio seguirá durante 2019 y más. En abril presentaremos un espectáculo anterior, Zumba la risa, de escalofriante actualidad. Y en algún momento del año estrenaremos una nueva producción. Nuestra orquesta dará conciertos, nuestro grupo de titiriteros estrenará.

Como toda la sociedad, vivimos momentos difíciles, con zozobra, con dificultades económicas, con temores e incertidumbre. Pero tenemos pilares muy importantes: la fuerza de lo colectivo y la capacidad de soñar. Nos amparamos en eso para fortalecernos, para tener alegría, para construir, a pesar de todo. Es un tiempo espantoso el que estamos viviendo. No cabe duda. Lo combatimos con construcción, con arte, con inclusión. Redoblamos la apuesta.

 

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

*Edith Scher:  Edith Scher es fundadora y directora de Matemurga de Villa Crespo. Es egresada de la Escuela de Teatro de Buenos Aires, de Raúl Serrano. Estudió Letras en la UBA. Es cantante y música. Concurrió a la escuela de clown de Marcelo Katz. Da talleres de teatro comunitario en todo el país y fue convocada por diferentes festivales para dirigir y dar capacitaciones. Algunos de ellos son: el Imaginarius, de Portugal (2013), el ETC de Madrid (2012), el International Community Art Festival, ICAF, de Rotterdam (2011). También, fue convocada por el Grupo Nuestra Gente, de Medellín, Colombia, para dirigir un espectáculo, en el marco del MDE15, organizado por el Museo de Antioquia (2015) y por el grupo Teatro Andante de Todos, de Bayamo. Cuba, para dar un taller de teatro comunitario en el marco del 25° aniversario de ese grupo. (2016). En 2018 volvió a viajar a Cuba, esta vez a la ciudad de Las Tunas, para dar un taller de teatro comunitario en el marco del 4° Encuentro Internacional de Payasos. En noviembre de 2018 estuvo a cargo de un taller de teatro comunitario en el Festival Mexe, en la ciudad de Faro, Portugal.

Publicó el libro Teatro de vecinos. De la comunidad para la comunidad, de editorial Inteatro, que se reeditó en 2018 en Donostia, y Matemurga 2002-2012, que escribió conjuntamente con Liliana Palavecino. Colaboró en publicaciones especializadas, tales como la mexicana “Paso de gato”, y el libro Arte e comunidade, Fundação Calouste Gulbenkian, DGArtes e PELE, de Portugal.

Como periodista fue columnista de teatro en diferentes programas de radio. Condujo el programa de radio del Instituto Nacional del Teatro y participó de la experiencia de Funámbulos radio, en cuya revista colaboró durante varios años. Fue crítica del sitio “Alternativa Teatral”. Actualmente colabora en la revista “Picadero”.