Cultura //// 21.10.2018
Marilyn: habitar la disidencia

El jueves 11 de octubre fue el estreno nacional de Marilyn, una película de Martín Rodríguez Redondo producida por Maravillacine y coproducida por Quijote Rampante.

Por Paloma Baldi

Marilyn se filmó en Cañuelas, provincia de Buenos Aires. Es una película de Martín Rodríguez Redondo producida por Maravillacine (Argentina), en coproducción con Quijote Rampante (Chile). El film está inspirado en hechos reales. Cuenta la historia de Marcos, un peón de campo de diecisiete años que descubre su sexualidad en un ambiente hostil y que, apodado Marilyn por otros adolescentes del pueblo, es objeto de deseo y discriminación. 

Marcos es interpretado por Walter Rodríguez en un debut cinematográfico que, además, lo tiene como protagonista. Mientras que el elenco está compuesto por Catalina Saavedra y Andrew Bargsted, prestigiosos actores chilenos, además del reconocido actor Germán de Silva e Ignacio Giménez, entre otros. La peícula fue aclamada por la prensa en el festival de San Sebastián: "Martín Rodríguez Redondo es el último cineasta revelación de la nueva ola latinoamericana", dijo Carlos Loureda. Además, Marilyn recibió los premios a Mejor Largometraje en el Festival de Cine Queer Lisboa 22 y a Mejor Película de Ficción en Tel Aviv International LGBT Film Festival y en el Festival Nacional de Cine (Fenaci 1). Por su parte, Walter Rodríguez fue premiado como Mejor Actor Protagónico en el Festival Audiovisual Bariloche y en el Festival Nacional de Cine (Fenaci 1).  

Hay tres elementos que componen la trama de la película: El deseo, la marginalidad y el amor. En distintas instancias de transformación del personaje, podremos ver a Marcos en la carretera: A veces a pie, a veces en moto; algunas veces solo y otras, acompañado. Pero siempre en tránsito. Un tránsito que, a su vez, dicta el ritmo de la trama y que es habitable por las y los espectadores por cómo está trabajado el punto de vista.

Quien vea la película tendrá la sensación de estar en el hombro de Marcos. Sentirá con él la curiosidad, el deseo y el miedo. Padecerá con él la prohibición y el estigma, pero también habitará la libertad, la valentía y la furia.

La discusión permanente entre el feminismo, la perspectiva de género y la cuestión de clase también son un eje transversal de la película. Marcos no es un peón de campo por elección, en cambio sí elige ser Marilyn. Hay algo del orden de lo emancipatorio en la soberanía sobre la identidad de género que se ve acentuado en un contexto de marginalidad social.

En las tareas social y económicamente asignadas por el capital a los hombres, Marcos se siente incómodo. Mientras que Marilyn nace de la exploración del deseo, de mirarse al espejo y de gustarse; pero más importante: Marilyn nace en el carnaval, donde históricamente las diferencias de género y de clase quedan desdibujadas detrás de las máscaras. Es durante el carnaval que Marcos se anima a elegir, a ser Marilyn. Con Marilyn emerge la disidencia, la posibilidad de poner en cuestión. Y aunque esto genere resistencias y tenga, necesariamente, consecuencias ¿Quién podría volver a ser oruga después de haber desplegado las alas por primera vez?

Whats_App_Image_2018_10_10_at_19_27_40