Cultura //// 01.07.2018
Los otros siempre fuimos nosotros

Porque la ficción y la realidad no pueden dejar de pensarse como tensión de una construcción, unimos cotidianeidad con arte. El poema de Matías de Rioja escrito en 2016, continúa dialogando con una pérdida creciente de fuentes laborales y particularmente con los 354 despidos de Télam. 

Por Matías de Rioja

 

Mientras la selección argentina se preparaba para jugar una final frente a Nigeria, la agencia nacional de noticias Télam le comunicaba a 354 trabajadores que ya no iban a formar parte del personal, que habían quedado cesantes. Claro que una medida de estas características no pudo taparse ni siquiera con la cortina mundialista (más información: http://www.agenciapacourondo.com.ar/sindicales/despidos-masivos-y-persecucion-los-trabajadores-de-telam).

El poeta y psicólogo Matías de Rioja en febrero de 2016 fijó un poema que describe y problematiza a una cultura basada en el odio, el prejuicio y sostenida por la falsa idea del individualismo merocrático.

 

Los otros somos nosotros

 

Yo sé que a vos no te importa,
que quizás hasta lo festejás.
Que para vos quinientos
puestos de laburo de un lado,
doscientos de otro,
son sólo un número.
Que atrás de eso no ves rostros, ni historias.

Sé que también pensás que
no fueron treinta mil,
que eso fue un verso,
y que los derechos humanos son un curro.

Y sé que ahora es más fácil decir
que son todos lo mismo,
que al final son todos iguales,
y que solés confundir la política
con lo político.

Que vos sos un tipo hecho y derecho,
vos pagás tus impuestos
que a vos nadie te regaló nada,
y que te ganaste todo solito.

Sé que te gusta decir ñoquis,
negros, vagos, o
choriplaneros.
Que escupís tu veneno,
todos los adjetivos aprendidos
para anular al otro, 
ese que no tiene nada que ver con vos,
y te tiras a mirar la tele
para ver lo que no pasa.

Sé que vos querés un estado
eficiente y eficaz,
que elimine la grasa que le sobra,
un estado rubio y blanquito,
como cada vez que te miras en el espejo.

Y sé que cuando te toque a vos,
y te peguen en el bolsillo,
(que es el único sentimiento que te duele),
repetirás "piquete y cacerola la lucha es una sola",
y cuando la cosa se te acomode,
los piqueteros serán otra vez "los negros"·

Y sabé también que tu odio
no es tuyo,
que sos lo que han hecho de vos,
y que cuando eso pasé,
y el enojo se te vuelva tristeza,
ojalá entiendas que los otros,
siempre fuimos nosotros.  

Matias de Rioja
(Febrero 2016- hoy)