fbpx La Whipala sobre la biblia | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 17.11.2019
La Whipala sobre la biblia

La palabra poética, urgente y militante de Víctor “Pajarito” Cuello y Norman Petrich sobre el golpe de Estado que sufrió el ex mandatario Evo Morales.

Foto: Murales del artista boliviano Roberto Mamani Mamani en el condominio de viviendas sociales de Villa Mercedario, El Alto, Bolivia. 

 

 

Víctor “Pajarito” Cuello

Nació en Buenos Aires, es poeta, titiritero, dibujante y actor. Colaboró en revistas y suplementos literarios nacionales y extranjeros. Editorial La Walsh compiló su obra en el libro Selección poética (2017).

 

La Whipala sigue flameando 

 

 

Cierro los ojos

regreso al ayer

a mi lado está Marcial Grágeda

boliviano campesino

 

adelante nuestro:

 

un televisor

y el rostro de Evo

 

hay fiestas

whipalas

cholas

 

Marcial llora

me cuenta de qué se trata

 

me habla de hojas de coca 

de pobreza

 

cosas que él sabe

 

abro los ojos

estoy de nuevo en el presente

 

nadie me acompaña

 

el televisor está adelante

 

no veo su rostro

 

veo libros quemados

una niña muerta

el horror

 

ahora soy yo el que llora

**

Estúpidos

Violentos

Odiadores

 

tu nombre

letra por letra

señala

los malditos

de siempre                                              

**

Norman Petrich

Nació en Entre Ríos y reside en Rosario, Santa Fe. Forma parte del Colectivo Editorial Último Recurso (CEUR) como editor militante y del suplemento de Cultura de Agencia Paco Urondo. Su último libro es Pájaros entrenados en el consuelo (2015).

 

Whipala sobre la Biblia

 

No, señor, estás equivocado. El símbolo del cristianismo no es la cruz,

son dos peces entrelazados. Jesús era pescador de hombres.

¿Acaso vos te colgarías una picana en miniatura en el cuello?

Los que la impusieron son los que traen la paz que te brinda la espada,

Jesús los hubiese echado como a los mercaderes del templo, me dijo

mi amigo el teólogo, mientras tomaba la whipala con ambas manos

y apuraba el paso como si Guevara le susurrara al oído para ponerse

de la chola a la par.