Cultura //// 07.07.2019
Juan "Pollo" Raffo: "Mis composiciones responden a reacciones frente a lo que ocurre en nuestra sociedad"

Juan “Pollo” Raffo lleva más de 40 años creando universos musicales con el teclado. Se ha destacado en dirección, arreglos, composición y como profesor. Acaba de publicar “Llueve sobre la biblioteca nacional” y lo presentó el 6 de julio en la cúpula del Centro Cultural Néstor Kirchner. APU lo entrevistó para conocer más sobre su trabajo.

Por Salvador "Lole" García

Foto: @el_ciudadano_ilustra

 

Agencia Paco Urondo: Vas a presentar el último disco Llueve sobre la Biblioteca Nacional, que es el quinto volumen de una serie que se llama Música de Flores ¿Qué emociones y sonoridades los hacen parte de un mismo proyecto? ¿Algo hay de la identidad o la sonoridad de ese ese barrio expresado en términos musicales?

Juan “Pollo” Raffo: Lo de “Música de Flores” refiere en principio al hecho de que ese es el barrio en el que vivo y por lo tanto si la música se escribe ahí es de ahí. Hilando más fino, barrios como Flores (y otros) se resisten a que su identidad sea absorbida por la homogeneización de la ciudad y a la vez pertenecen a ella. Es bastante posible que la ambigüedad presente en las composiciones responda a algo similar.

APU: En este nuevo disco hay una fuerte presencia del uso del sintetizador, los loops y sampleos ¿con qué paisajes o emociones internas se conectan esas herramientas expresivas? ¿Qué potencialidades encontrás en esa poética técnica junto a los demás instrumentos? Pienso en los temas del disco Los que se van en invierno, Malambo de los turistas o Llueve sobre la Biblioteca Nacional.

J.P. R: El retorno a los teclados eléctricos funciona como contraste con el disco anterior, “Brindis”, en el que sólo usé el piano acústico. Simplemente con el objetivo de cambiar la paleta sonora. Por otra parte yo pertenezco a una generación que creció escuchando a los pioneros del sintetizador y lo siento como un instrumento absolutamente familiar. La combinación de los sintes con otros instrumentos, sean eléctricos o no, me sale en forma simple y natural, creo. Esto se ve, es verdad, sobre todo en “Malambo…” y en “Llueve…”

Los loops, ya sean realizados por vía electrónica o tocados (como los loop desplazados de sinte y clarinete en “Digital Wiphala”, por ejemplo), los relaciono con el paisaje urbano. Tienen el mismo tipo de estética modular y repetitiva que la distribución de los edificios en una metrópoli. En ese sentido, una gran referencia e inspiración es el trabajo de compositores como Steve Reich.

APU: Siento que este trabajo tiene un tono más íntimo y menos festivo que los anteriores, o en todo caso, me parece que crearon una textura sonora nos lleva a escenarios más pequeños, de entre casa. ¿Hay algo de eso? ¿Podrías comentar un poco cómo fue el trabajo grupal del cuarteto para armar el disco?

J. P. R: Es una reflexión interesante. Yo en general me imagino siempre espacios pequeños para esta música. La siento mucho más cercana a la música de cámara que a la orquestal o a otras con mayor presión de volumen. El trabajo del cuarteto está muy afiatado. Este es el tercer disco consecutivo con la misma formación y la misma gente (Martín Rur, Tomás Pagano y Rodrigo Genni). En cuanto al armado, yo arreglo y escribo las partes de todos los instrumentos con mucho detalle pero ellos tienen la total libertad de apropiarse del material e interpretarlo con libertad, particularmente en las secciones solistas.

APU: En el tema “Chamanes en fuga” se menciona la vida de las poblaciones guaraníes de Misiones. Los temas sociales no suelen aparecer en el jazz, al menos no de manera explícita, ¿Cómo sentís que aparecen en tus composiciones la mirada sobre la sociedad, incluso más allá de un posible texto?

JPR: La mayoría (sino la totalidad) de mis composiciones responden a reacciones frente a lo que ocurre en nuestra sociedad y en el mundo. Sería imposible que no fuese así. Lo que ocurre es que las referencias no son directas sino más bien oblícuas y muchas veces basadas en asociaciones libres. Ahora: eso es absolutamente irrelevante para quien escucha, que supongo que también producirá sus propias asociaciones. Es una de las grandes y bellas características de la música instrumental.

APU: Has trabajado mucho en docencia musical en Argentina lo cual te ha permitido estar en contacto con las nuevas generaciones de artistas ¿qué búsquedas musicales están en camino dentro del mundo amplio del jazz y las fusiones?

J. P. R: Justamente el año pasado junto con Daniel Piazzolla fuimos jurados para el concurso del Fondo Nacional de las Artes en la categoría “Jazz” y ambos nos maravillamos de la cantidad, la calidad y sobre todo la originalidad de las propuestas que se presentaron. Me parece que este es un muy buen momento y que como en todos los momentos (buenos o no) los proyectos más interesantes hay que ir a buscarlos a los lugares que por ahí no son los que integran el circuito más conocido.

APU: Cuando tocas el piano el aire es una fiesta. Pensando en tus inspiraciones, ¿qué ángeles te acompañan cuando pulsas las teclas?

J. P. R: Muchas gracias por el elogio. Cuando toco solamente trato de estar ahí de la manera más perceptiva posible, en estado de concentración relajada y sin que nada me corra del eje. Lo logro muchas menos veces de las que quisiera, lamentablemente.

Presenta su disco el sábado 6 de julio a las 20 h