fbpx Estrella: "Que el último pague la luz" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 07.10.2018
Estrella: "Que el último pague la luz"

"Desde chica todo el mundo me enseñó que todo lo que es importante, lo que hay que aprender, escuchar, obedecer, viene de los varones, o de un Dios, o de libros escritos por hombres o de la biblia, que es un libro escrito por hombres inspirados en Dios". Séptimo episodio de "Cartas desde el exilio", por Estrella Invitada. 

Por Estrella Invitada

 

Estrella, la figura popular del cabaret teatral porteño, nos comparte el séptimo episodio de su diario íntimo. Una serie de cartas desde el exilio.

 

Carta Séptima

 

Querido diario:

¿De dónde salen las ideas? ¿Cómo se fabrican? ¿A quién le pertenecen? ¿Por qué siempre que nos vemos tengo la ropa puesta?

Tengo insomnio, o creo que es insomnio, no lo sé. Hace un par de meses que estoy durmiendo dos horas por día, comenzó cuando empecé a escribir estas cartas. Termina el día y todas las noches hago la misma coreografía: me saco la ropa, me acuesto y nada. Intento mil cosas para curarlo. Miro al techo un rato largo, leo un poco para cansarme, hago ejercicios de respiración vaginal, tomo té de yuyos, cuento vacas porque contar ovejas es muy del hemisferio norte. Nada funciona. 

Estas cartas nacieron de una idea: tenía ganas de decir unas cosas que tengan sentido, o que hagan sentido. Siempre me pregunto si las cosas tienen o hacen sentido y me doy cuenta de que pensarlo hace que carezcan de eso mismo. Me llama la atención cómo el mundo de las ideas fue históricamente asociado al mundo de la luz. Siempre que en un dibujito animado a un personaje se le ocurre algo, una bombita aparece sobre su cabeza, como si las ideas vinieran sólo del mundo de la luz y nunca del mundo de la oscuridad. Teléfono para el pensamiento hegemónico. 

Estas cartas, estos vídeos, son eso, ideas, islas vírgenes y desiertas que se me aparecen como en sueños, igual que anoche. 

Tuve un sueño, soñé que despertaba en mi casa, hace seis meses que estoy haciendo una dieta de harinas, azúcar y alcohol. Como todavía no sé qué comer me estoy alimentando a base de café. Salía a caminar por el barrio y descubría que había un lugar nuevo que se llamaba “Café de la esquina” y que estaba situado a mitad de cuadra. Entré para ver qué estaban pensando. Me siento en una de las mesas y después de que el mozo me trae el pedido noto que una de las heladeras del fondo tiene todo el vidrio empañado. Trato de hacer foco y en medio del estrabismo se me aparece la Virgen María. 

Mágicamente atraviesa el vidrio y se acerca flotando hacia mí como sólo la gente mágica puede hacerlo. 

Se detiene a mi lado y me dice: ¡Hola Estrella!

Y yo le respondo: ¡Hola María!

Llama al mozo y le pide una Coca Cola light, porque solo la gente virgen toma gaseosas light. Trato de entender cuál es la razón por la cual este ser inventado se me aparece de la nada y María me dice: “Estrella, vine a darte tres anuncios así que presta mucha atención.

Anuncio primero: No se puede estar bien con Dios y con el Diablo, pero sí con el diablo.

Anuncio segundo: Si quedás embarazada, abortá. Hace dos mil años yo quedé embarazada, mentí diciendo que era del Espíritu Santo y ahora existe toda una religión que lava dinero y viola niños por mi culpa”. 

Yo no hacía otra cosa que prestar atención y escuchar cada una de las palabras que María me decía. 

Y pensé: ¿qué puede salir mal de este encuentro? Desde chica todo el mundo me enseñó que todo lo que es importante, lo que hay que aprender, escuchar, obedecer, viene de los varones, o de un Dios, o de libros escritos por hombres o de la biblia, que es un libro escrito por hombres inspirados en Dios. Negando rotundamente la posibilidad de que cualquier cosa que valga la pena saber no le pertenece a nadie y en realidad yace adentro mío. Me voy a equivocar, me voy a equivocar, me voy a equivocar, lo voy a hacer a propósito, a veces sólo para perder el tiempo. 

Vuelvo a hacer foco y noto que María esta con cara de fastidio, esperando que termine de escucharla, le pido perdón, porque le encanta que le pidan perdón y me dice: “La última enseñanza es la más importante y es la buena nueva que quiero que anuncies a todo el pueblo argentino.

Abrí mis ojos bien grandes, María inhaló profundo y mientras despegaba los pies del suelo, dijo:

 

CON LOS HUESOS DE MAURICIO,

PODEMOS HACER UNA ESCALERA,

PARA QUE BAJE DEL CIELO,

NUESTRA EVITA MONTONERA.

 

Se corta la luz en todo el lugar y me desperté semi desnuda en el living de mi casa.

 

Quizás ustedes piensen: 

Estrella, ¿estás tratando de decirnos algo que estamos intentando entender pero no podemos?

Y la respuesta es sí.

 

Estrella.

 

Facebook: https://www.facebook.com/soyestrellainvitada

Instagram: https://www.instagram.com/soyestrellainvitada

YouTube:  https://www.youtube.com/c/soyestrellainvitada