Cultura //// 12.05.2019
El Cordobazo de las mujeres

El 7 de mayo se presentó en el Centro Cultural de la Cooperación El Cordobazo de las mujeres. Memorias. El gesto de la autora Bibiana Fulchieri fue nombrar, dar voz y visibilizar a 20 mujeres protagonistas de esa gesta de 1969, que contribuyó a la caída de la dictadura de Juan Carlos Onganía.

Foto en cuerpo de nota: Susy Carranza, Soledad García, Nené Peña y Bibiana Fulchieri, por Nicolás Bravo.

Por Analía Ávila

Me estremecieron mujeres
que la historia anotó entre laureles
y otras desconocidas gigantes
que no hay libro que las aguante
.

Silvio Rodríguez

 

En el Prólogo de El Cordobazo de las mujeres. Memorias, la escritora cordobesa María Teresa Andruetto evoca a esas “mujeres de fuego, mujeres de nieve”, como dice la canción de Silvio: “En los monólogos que componen este libro podemos ver, en parte, esa gesta antidictatorial que quisiéramos fuera el real emblema de nuestra Córdoba, además de esa efeméride con la que nos gusta identificarnos pero a la que no hemos hecho justicia, a la que hemos traicionado como sociedad. En esa gesta hubo mujeres, las que están en este libro y tantas otras aún más invisibilizadas (…) Ellas dueñas de sus decisiones, ellas aprendiendo de otras mujeres, (sus madres, otras trabajadoras militantes más viejas que ellas, estudiantes universitarias que ingresan a trabajar en las fábricas), en eso que ahora llamamos sororidad”.   

En el marco de los 50 años del Cordobazo que se cumplen el próximo 29 de mayo, se presentó El Cordobazo de las mujeres. Memorias, el martes pasado en el Centro Cultural de la Cooperación (CCC). El libro de la periodista, fotógrafa y escritora cordobesa Bibiana Fulchieri, fue publicado en 2018 por Editorial Las Nuestras (Gobierno de la provincia de Córdoba). El panel estuvo integrado por la autora, por una de las entrevistadas del libro, Soledad García Quiroga, y por la coordinadora Marta Gaitán, presidenta de la Secretaría de Géneros del CCC. Fulchieri reunió los testimonios en primera persona de 20 protagonistas del Cordobazo, que narran cómo vivieron esa gesta obrera estudiantil de1969, que contribuyó a la caída de la dictadura de Juan Carlos Onganía. El contexto histórico de la obra fue realizado por Ana Noguera, doctora en historia, especialista en el estudio de la militancia política de las mujeres en la década del 70.

En la presentación del CCC, Bibiana se refirió al enorme vínculo entre fotografía, memoria y género. También contó cómo fue “la cocina” del libro mientras miraba las fotos del Cordobazo, “fotos que representan un instante de victoria”. La autora observó que la mayoría de las imágenes no tenían la forma del negativo de 35 mm, que en el centro quedaban siempre los líderes (Agustín Tosco, Atilio López, Elpidio Torres), y que los bordes habían sido recortados. Fue entonces al archivo del Sindicato de Luz y Fuerza a pedir los negativos, y cuando los tuvo en sus manos confirmó que en los márgenes que habían sido recortados estaban las mujeres. La foto más llamativa es la que ilustra esta nota y que está en la tapa del libro, casi siempre se había publicado haciendo centro sólo en la figura de Tosco.

En medio del trabajo “de hormiga” que debió hacer, la periodista se detuvo en otros detalles llamativos, así los señala en el Epílogo del libro: “Cuando figuran mujeres en las crónicas son presentadas como “señoras de”. No hay epígrafes con nombres de pila en las fotos donde aparecen mujeres, y el colmo, tal vez, fue que en los listados de los detenidos tras el Cordobazo, había varones con nombres y apellidos y “una femenina”.  

Susy Carranza, Soledad García, Nené Peña y Bibiana Fulcheri (Nicolás Bravo).Con el afán de encontrar los nombres de estas mujeres, la autora revisó también los archivos fílmicos de la Universidad Nacional de Córdoba para dar cuenta de los territorios donde se las podía ver. Finalmente se dirigió al Archivo General de la Nación donde se topó con otra dificultad; pidió ver “Mujeres en las manifestaciones del Cordobazo”, pero no estaban catalogadas así. Se llevó entonces la carpeta que comprende todos los archivos del hecho histórico desde 1966 a 1976. “Me dije: es necesario que estas mujeres existan, que tengan nombre, y las tenemos que salir a buscar con el Estado”, contó Fulchieri. Entonces llevó su proyecto a Editorial Las Nuestras, lo aprobaron, y empezó una búsqueda minuciosa para tener representaciones de mujeres de todas las áreas.      

Así se conformó el libro con las 20 mujeres entrevistadas que representan a tantas otras invisibilizadas: Nené Peña, Soledad García Quiroga, María Lila García, Lina Averna, Ida Heumann, Marta Aguirre, Susy Carranza, Isabel Guzmán, Marilí Piotti, María Cristina Salvarezza, Dinora Gebennini, Flora Quinteros, Marta Sagadín, Avelina Ferramola, Susana Fiorito, Lucía Fortuna, Reyna Carranza, Laura Sabasta, Ilda Bustos y Patricia López.

Ellas eran algunas de las obreras y estudiantes que aparecían en las fotos, en las tomas de las fábricas y en las calles, con sus minifaldas y pantalones patas de elefante. Pertenecían a distintas áreas como Luz y Fuerza, SITRAC-SITRAM, bancarios, docentes, sindicatos del Calzado y del Vidrio, ATE, movimientos de estudiantes secundarios y universitarios, trabajadoras de casas de familia y de  Ilasa. También participaban las que estaban cerca de sacerdotes tercermundistas y las que acompañaban en la lucha a sus compañeros de vida o a sus padres.

Por su parte Soledad García Quiroga, una de las entrevistadas del libro manifestó: “En el libro hay una polifonía de voces de mujeres que fuimos una presencia real, aún siendo invisibilizadas. Estábamos atravesadas por reivindicaciones de género que no tenían ese nombre entonces, la palabra de cada una representa una lucha”. Además se refirió a que en los sindicatos las mujeres tenían que “arrebatar” la palabra a los hombres, y al protagonismo de las mujeres en las ollas populares y en las barricadas callejeras. Para finalizar Fulchieri destacó que 50 años después todas las entrevistadas siguen militando por las mismas causas, y concluyó con emoción: “Las sigo viendo a todas en las mismas calles que las parió el Cordobazo”.