Cultura //// 07.07.2019
El 18 de agosto será el Día de la Insurgencia Cultural

La fecha, elegida en memoria de Federico García Lorca, se celebrará en varias ciudades de Argentina, la Patria Grande y el mundo. Cuáles son las demandas y reivindicaciones que se plantean y cómo sumarse. Entrevista con Leonardo Herrmann, escritor, artista plástico y parte del colectivo organizador. Por Diego Kenis.

Por Diego Kenis

 

La imagen de Federico García Lorca convoca a militar el Día de la Insurgencia Cultural el próximo 18 agosto, cuando se cumplan 83 años de su fusilamiento y desaparición. En el rostro del poeta andaluz, asesinado por el franquismo, se condensan historia, reivindicaciones y demandas de trabajadores y trabajadoras de las artes. Se materializarán con una serie de actividades en varias ciudades de la Argentina y el mundo.

AGENCIA PACO URONDO consultó a Leonardo Herrmann, parte del colectivo que impulsa la convocatoria. Docente, escritor, artista plástico y autor de un poemario de versos  combatientes, Herrmann nació en Florencio Varela, reside en Bahía Blanca e integra el grupo nacional  de escritores “Voces del viento”. Ese espacio viene organizando, en la Semana Santa de Monte Hermoso, el Encuentro Internacional de Escritores “La luna con gatillo”. Su segunda edición transcurrió en abril último, con participación de más de un centenar de escritores locales y de otros países de Latinoamérica, Europa y África.

 

AGENCIA PACO URONDO: ¿En  qué consiste el Día Internacional de la Insurgencia Cultural y cuáles son las actividades  que proponen para esta fecha?  ¿Cómo surgió la convocatoria?

Leonardo Herrmann: El Día Internacional de la Insurgencia Cultural consiste en una serie de acciones de resistencia cultural de miles de trabajadores de las artes en diferentes partes del mundo. Cada colectivo artístico, desde su propia realidad, con sus propias formas organizativas, dejando en la historia un grito de rebeldía que denuncie la criminal expresión de un sistema globalizado basado en el individualismo, el consumismo, la avaricia, el saqueo de recursos naturales, la supresión de las culturas regionales, autóctonas y originarias, la destrucción de todo vestigio de humanidad y solidaridad, la imposición de un sistema feroz de competencia  por la supervivencia entre pobres. En síntesis, la resistencia  frente una cultura imperial basada en la explotación, la guerra y el exterminio de pueblos enteros, la violación impune de la autodeterminación de los pueblos, el reavivamiento de movimientos fascistas que se nutren del odio, la discriminación y la ignorancia. La convocatoria surgió de la Asamblea Poética realizada en el marco del último Encuentro Internacional de Escritores “La luna con gatillo”.  

 

APU: ¿Cuáles son las reivindicaciones que se plantean?

LH: Las reivindicaciones generales son construir la visión de que el artista es un ser humano que no puede ser indiferente a una realidad donde prolifera un sistema basado en  la exclusión, la explotación, la ignorancia, la represión y el genocidio. Este sistema global en cada país y con sus particularidades avanza imponiendo una visión única típica del fascismo. Desarmando al arte de sus herramientas de transformación social. El artista tiene que volver la vista a su pueblo, tiene que sentirse parte de ese pueblo que sufre cotidianamente en su carne todo tipo de injusticias. Las reivindicaciones de los trabajadores de la cultura no están alejadas del resto de las reivindicaciones del pueblo. Pedimos poder existir, que nuestro trabajo sea valorado y retribuido como corresponde, que tengamos todos los  medios necesarios para desarrollar nuestras actividades, que se respeten los lenguajes y culturas propias de cada uno de nuestros lugares, que se abran espacios de participación colectiva. Que el Estado deje de ser una herramienta de los monopolios empresariales, comunicacionales, culturales, políticos, y que se ponga al servicio del pueblo. Estas reivindicaciones generales se combinan con las reivindicaciones de cada zona. Que obviamente tienen como origen esa injusticia sistémica que describimos antes. Por ejemplo, en nuestra Bahía Blanca el Teatro Municipal está cerrado. Y existen recortes en el presupuesto y el personal de trabajadores de la cultura en todos los ámbitos. Otro ejemplo puede ser Chiloé, donde se eliminaron talleres literarios de algunas escuelas y así hay infinidad de miles de reivindicaciones por zona que puedan surgir. Este Día de la Insurgencia Culturales una construcción colectiva y horizontal donde cada zona y cada colectivo cultural que se suma, participa e incluye sus propias reivindicaciones.

 

APU: ¿Cómo se concretó la Asamblea Poética?  ¿Qué votó esta convocatoria?

LH: La Asamblea Poética fue concebida por nosotros, los organizadores del Encuentro, como una de las actividades centrales. En ella se disolvieron las responsabilidades del grupo “Voces del Viento” como organizador, pasando a una organización horizontal que puso en manos de la Asamblea la elección de un coordinador y un secretario de actas. El  temario fue “El rol del escritor y los trabajadores de la cultura  en esta crisis global del sistema capitalista” y,  como segundo punto, las actividades.  La asamblea fue muy rica en la participación de los compañeros. Como conclusión se designó a una comisión redactora que escribiría el Manifiesto y se proclamó el 18 de Agosto como Día Internacional de la Insurgencia Cultural. Este Manifiesto se leyó y se aprobó por unanimidad en el cierre del Encuentro. Se eligió un comité internacional organizador de las jornadas  denominado Frente de Escritores por la Libertad. El texto del  Manifiesto no es cerrado, muy por el contrario: se debatió recientemente en el Encuentro Internacional de Escritores de Curaco de Vélez (Chiloé), donde se amplió y enriqueció con todos los aportes de las culturas originarias.

 

APU: ¿Quiénes y cómo  pueden participar?

LH: Invitamos a todos los colectivos artísticos, culturales e  intelectuales que sientan estas injusticias y quieran expresar su voz. Pueden participar uniéndose con aquellos grupos de su zona que crean conveniente y organizando las actividades que puedan de acuerdo a sus características, influencia y desarrollo. Por ejemplo, lecturas, proyecciones, intervenciones públicas, festivales, performances, murales o marchas poéticas.

En la actualidad, hasta el momento hay programadas actividades en España, en Catalunya, Getafe, Islas Canarias y Andalucía. En Italia. En Colombia, en las ciudades de Neiva, Garzón y Pereyra. En Perú, en Lima. En Chile, en Castro, Santiago de Chile y Curicó. En Argentina, en Neuquén, Santa Fe, San Juan, Córdoba, Jujuy y en nueve ciudades de Buenos Aires: Bahía Blanca, Mar del Plata, Berisso, La Plata, Florencio Varela, Avellaneda, Ciudad Autónoma Buenos Aires, La Matanza y San Martin.

Para participar se  pueden sumar enviando una solicitud de amistad al grupo de Facebook 18 de Agosto. Día de la insurgencia Cultural, al correo encuentro@lalunacongatillo.com.ar o al WhatsApp 2914633298.

 

APU: El 18 de agosto se cumplirá un nuevo aniversario del asesinato y desaparición de Federico García Lorca. ¿Cuál es la relevancia de su figura, desde  el prisma de la poesía como expresión de insurgencia cultural?

LH: En Federico García Lorca y el caso de su  fusilamiento a manos de las hordas franquistas confluyen varios signos de la historia de la incesante lucha de las masas por su liberación. Por un lado, el papel de un artista comprometido con su propio pueblo. Es necesario recordar  que tanto él como Miguel Hernández, (Pablo) Neruda, (César) Vallejo, (Raúl González) Tuñón y tantos otros se comprometieron con esa heroica y justa epopeya Republicana. Hasta el punto de construir el  gran Congreso de intelectuales de 1937, que buscaba salir del fascismo y brindarle a la humanidad una nueva sociedad justa, libre e igualitaria donde el hombre no sea el lobo del hombre. Y como contrapartida se expresa el otro paradigma, el de las fuerzas oscurantistas reaccionarias y asesinas de la humanidad, que en su bestial voracidad  por imponer su forma de vida y su injusto sistema social no dudan en masacrar a millones de trabajadores.

En el caso de Federico García  Lorca confluyen la militancia, el compromiso, la calidad humana y estética, la libre elección de la sexualidad y la consecuencia hasta el último instante de su vida con la causa del pueblo. Algo que el Che definía con aquella frase: “cuando una revolución es verdadera se triunfa o se muere”.

 

APU: Hay dos conceptos centrales que se mencionan en la convocatoria. Uno es el de “Trabajadores de la cultura”. El otro el de una arte “al servicio del pueblo”. Tal vez sea esta una buena ocasión para repasarlos.

LH: Son dos conceptos que se desprenden de la lectura acabada de la propia historia y desarrollo de la labor artística y cultural. Sintetizada magníficamente por Raúl González Tuñón en su poema “La luna con gatillo”, donde decía y comparaba la actividad creadora de la palabra con la transformación de la materia prima que hacen los trabajadores.

Somos trabajadores, nuestro objeto de trabajo son las palabras, los colores, la interpretación, el cuerpo, la voz, la cultura. En síntesis lo simbólico, las ideas. Pero Tuñón avanza y supera esta definición  y nos convoca a la acción cuando dice “Un poema no puede cambiar el mundo”, es decir lo único que transforma al mundo es la práctica revolucionaria y esa praxis se da junto al pueblo. Decía Tuñón: un poeta es un soldado que participa activamente de las luchas del pueblo. Eso es algo que  Lorca, Miguel Hernández, Vallejo, Roque Dalton, (Manuel) Scorza, (Francisco) Urondo, (Rodolfo) Walsh, (Roberto) Santoro, (Humberto) Constantini, (Raymundo) Gleyzer, (Juan) Gelman, (Haroldo) Conti, (Julio) Huasi, entre tantos otros comprendieron y llevaron a la práctica. Entonces, desde estas jornadas del Día Internacional de Insurgencia Cultural estamos tratando de retomar y construir ese camino. 

 

Enlaces web: http://lalunacongatillo.com.ar/ 

http://lalunacongatillo.com.ar/eventos/dia-insurgencia-19

http://lalunacongatillo.com.ar/insurgenciacultural 

FB: https://www.facebook.com/groups/656527618154029/