fbpx Docentes de "Orquestas y coros para el Bicentenario": “En la provincia nos han abandonado”
Cultura //// 24.01.2017
Docentes de "Orquestas y coros para el Bicentenario": “En la provincia nos han abandonado”

Así lo afirmo Juan Páez en diálogo con AGENCIA PACO URONDO, profesor del programa de enseñanza musical en la Provincia de Buenos Aires, que desde el año pasado depende de María Eugenia Vidal.

 

Por Manuel Izraelson

APU: ¿Cómo funciona el programa Orquestas y Coros para el Bicentenario?

JP: En la Provincia de Buenos Aires hay alrededor de 45 orquestas y 33 coros, cada orquesta tiene un equipo de 12 profesores y en cada coro trabajan 3 docentes. El objetivo es brindar una educación inclusiva y de calidad. La función del programa es llegar a los chicos que tienen un riesgo social e integrarlos a la educación formal o lograr su continuidad en la escuela. La función de cada orquesta es brindar una formación musical alternativa que sólo podrían adquirir dentro de un conservatorio. Nosotros tenemos instrumentos de orquesta que les enseñamos a usar, eso luego se ve reflejado en una práctica orquestal y en los shows que se pueden brindar con el conocimiento que los chicos van adquiriendo. Las clases se dictan dentro de las escuelas de la provincia y sobre todo en las que se encuentran en zonas de bajos recursos. Yo trabajo en el programa desde el año 2010.

APU: ¿Cuál es la situación actual del programa?

JP: Nos han dejado a la deriva. Si bien tenemos promesas de continuidad por parte de las autoridades provinciales, a principios de año se despidió al director nacional del programa y luego a toda la coordinación nacional. El nuevo coordinador nacional del programa es Eduardo Ihidoype, ex compañero de colegio de Macri y nombrado sin concursar en muchos de los cargos públicos que tuvo. Ahora el gobierno nacional sólo maneja un fondo rotatorio que gira a todas las provincias para pagar los sueldos, y la ejecución del programa queda a discrecionalidad de cada provincia. Esto incluye la forma de pago y los acuerdos paritarios, que dicho sea de paso no se cumplieron. En la Provincia de Buenos Aires dependemos de la Dirección de Políticas Socioeducativas, la cual es dirigida por Aurelia Furnari. De ella depende la continuidad del programa. En la Provincia de Buenos Aires somos 600 docentes que trabajamos en el área. A nivel nacional deben ser unos veinte mil alumnos que asisten a las clases.

APU: Uno de los reclamos es por los salarios ¿Cuál es la situación?

JP: Tenemos muchos pagos atrasados, en mi caso es de cuatro meses y hay otros de hasta ocho meses de atraso. Desde el cambio de mando nunca se aceitó el mecanismo de cobro. En la provincia nos han abandonado. El programa funciona en 20 provincias y en diez están como nosotros, como por ejemplo en Jujuy y Santa Fe. En San Juan sabemos que el gobierno provincial quiere armar más orquestas y el gobierno nacional no les envía los fondos. Gracias a Suteba y Ctera logramos armar una mesa de seguimiento de políticas socioeducativas, hasta ahora no hemos logrado ningún resultado. Más allá de los pagos atrasados, ellos decidieron unilateralmente un aumento del salario del 24% sin respetar el acuerdo paritario docente que nos enmarca. Con respecto a los pagos atrasados, entre los funcionarios se pasan la pelota, Aurelia Furnari nos dice que la Unión Ejecutora Provincial (UEP) es la culpable de que no cobremos y en la UEP nos dicen que Furnari no habilita el traspaso de fondos. No sabemos dónde está el dinero, pero estamos seguros que el Gobierno de la Nación hizo el giro porque existe un documento que lo avala.

APU: ¿La cantidad de alumnos disminuyó?

JP: Sí, porque también hay muchos profesores que no pueden asistir a las clases por que no tienen ni para viajar. Lo que se mantiene es gracias a la voluntad de los profesores y algunos padres que organizaron colectas para ayudarnos. Hasta el día de la fecha no tuvimos a ningún funcionario provincial que nos ayude a que el programa funcione. A Hernán Sánchez Arteaga se lo nombró como director pedagógico de la Dirección de Políticas Socioeducativas, esta persona nos llamó fuera de horario de clase y nos acusó que no cumplimos con nuestro trabajo, que no deberíamos cobrar.