Cultura //// 25.06.2017
Desmitificar al amor o siete Julietas por cada Romeo

Cerca de la estación, escondida en una callecita de Lanús Este, el Espacio Disparate resplandeció sus paredes en tonos verdes y amarillos para dar color (y calor) a una recientemente fresca noche de Junio. Se presentó con éxito rotundo el estreno de la obra teatral "Julietas" de Sebastián Gui y Daiana Taboada.

Por Melany Grunewald

"Espacio Disparate" es el frente colorido de la calle Montevideo, cercana a la estación del lado Este de la localidad de Lanús. En junio resplandece con más fuerza frente a la oscuridad de la cuadra y si es de estreno, con más amor. Amor, porque la casa es chica pero el corazón es grande. Eso se siente cuando al entrar tenés que pedir permiso para abrir la puerta, y te insertás en una lata de sardinas. El frío que sorprende luego de una tarde de veinte grados, se apaga en ese hall superpoblado.

A las 21: 30 invitan a un público ansioso a pasar a la sala de teatro, que no consta de un escenario elevado, sino que son los asientos los que arman las filas en escalera. El ambiente resulta acogedor ante tantas personas. De fondo suena un jazz de tonos suave y no hay telón. Las actrices esperan a que el público se acomode, cual muñecas de colores. Ya están impregnadas de sus personajes, las Julietas, algunas más rígidas otras más descontracturadas. Incluso la Julieta naranja rompe la cuarta pared con sus ojos grandes y una media sonrisa. El comienzo se demora por el esfuerzo de que todo el público encuentre dónde sentarse. Pero al apagarse las luces, nos sumergimos en el mundo de cada Julieta.

Las formas de relacionarse con el Hombre (personaje representado en escena por Daniel Riot) se ponen en disputa constante cuando se choca con el perfil de cada una de las chicas, que no distan de ser ordinarias. Justamente, es posible empatizar con los personajes, que envuelven distintos modos de creer y de ver ese mundo de lo que son las relaciones. Cada Julieta tiene su turno para desenvolverse en su rol y en su color: el rojo pasión, el amarillo ácido, un celeste pacífico, la negra rutina, un violeta ansioso y dependiente, un naranja sensato y la verde insegura e inmadura. Los colores toman peso en el rol, da "gusto a". Entre danzas flamencas, y "Por ese palpitar" de Sandro, los diálogos se desplazan en una sintonía que parece no tener época, porque sus temáticas son antiguas, pero muy actuales a la vez. Desde los deseos desenfrenados del amor perdido, hasta el relax de las relaciones casuales.

Una voz en off se impone a mitad de la obra como consciencia explicativa de cómo actúa el machismo en la mujer y en los modos de amarnos. Un poco en desentono con la temática general, instaura la idea del femicidio, como si el concepto se hubiese querido meter a tirones en un lugar donde, tal vez, no era necesario.

Las Julietas se diferencian unas de las otras. En todas se disputa la libertad, el encierro social y el individual. Discuten y se ponen de acuerdo, hasta demostrar que en todas las Julietas, hay más de una Julieta. Se presenta, a lo largo de la obra, una búsqueda del verosímil de la frase "Hay 7 mujeres por cada hombre", no desde su literalidad, sino desde su poética. Entonces, resulta imposible para el público identificarse con una sola Julieta. Y eso queda plasmado en el aplauso que da punto final a la unión sin cuerpo de ellas, dialogando como si fuesen una sola con el Hombre.

Al finalizar la obra, las actrices se acercan y la Julieta Roja (representada por Gabriela Morán) presta su voz para agradecer al Banfield Teatro Ensamble que les consiguió el espacio y a sus profesores de teatro y directores de obra. Sin embargo, no desaprovechó el momento para invitar a todos a "Apoyar al teatro independiente, que es tan sano y enriquecedor al alma".

Las luces se apagan y el frío espera afuera. Quedan los colores de los vestidos de las Julietas en la vuelta a casa, y ese último pedido que encierra la verdad de por qué no nos enteramos y nutrimos de estos eventos en el conurbano sur: Lanús no se caracteriza por las obras teatrales, como sucede con muchos partidos del sur, aun contando con grandes teatros como el Teatro Roma en Avellaneda, Teatro Coliseo en Lomas de Zamora y el Teatro Carlos Gardel en Valentín Alsina (Lanús). Sin embargo, lugares como Espacio Disparate donde el teatro (y otras artes) no solo se aprenden sino que se viven, llevan con éxito al teatro independiente como bandera y lo descentralizan del microcentro porteño.

 

La obra Julietas se presenta los sábados a las 21 en Espacio Disparate, Montevideo 1265 Lanús

Elenco: Constanza Alló, Julia Bianco, Rocío Jimena Cordones, Camila Naomi Kokuba, Mariela Mazzarolo, Camila Mazzei, Gabriela Morán, Daniel Rot

Voz en off: Agustina Sanguinetti

Dramaturgia: Daiana Taboada sobre idea de Sebastián Gui

Dirección: Sebastián Gui