fbpx Brasil no es solo carnaval y samba | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 30.09.2017
Brasil no es solo carnaval y samba

La cultura nordestina se caracteriza por el color, sonido y textura que produjeron la relación de portugueses, africanos y pueblos originarios. El Proyecto Arte Mambembe, en homenaje a Chico Buarque, promueve la cultura local en el interior de esta rica región.

Por Santiago Gómez

El Proyecto Arte Mambembe nació en el año 2015 con el objetivo de dar respuesta a la falta de ofertas culturales en las ciudades del interior del nordeste brasilero. El nombre se debe a una canción del compositor Chico Buarque, en el que homenajea a los grupos de arte que viajan por el país, expresándose en plazas, paredes, debajo de los puentes, en las paredes, en la boca del pueblo, con el objetivo de socializar su cultura. El proyecto es una iniciativa cultural que busca promover y difundir la cultura nordestina, a través de talleres de música y talleres de literatura, buscando valorizar las creaciones locales, más allá de la música que se conoce comercialmente.

La sede principal del proyecto está ubicada en la ciudad de São José do Egito, en la provincia de Pernanbuco, en una región conocida como Sertão do Pajeú. El nordeste brasilero fue la primera región colonizada por los portugueses, de una riqueza cultural muy amplia, por la mixtura de formas y tradiciones de pueblos originarios, africanos traídos como esclavizados y la cultura lusófona. Una de las expresiones culturales traídas por los portugueses fue el cordel, un género literario que se recita con rima, que tiene su origen en los relatos orales y que debe su nombre a que los mismos eran impresos en folletos que luego eran colgados de cordeles en los puestos de diarios.

Actualmente la región del nordeste brasilero ocupa un lugar importante en los diarios en términos políticos, no solo por ser el lugar de origen del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, sino porque también fue la región elegida por el ex mandatario para comenzar sus caravanas por Brasil para levantar la moral de la tropa. El nordeste brasilero, a diferencia de la imagen de este país que se popularizó a nivel mundial, tiene lo que se conoce como Sertón, una gran extensión desierta, y además es una región donde la falta de agua es un gran problema social.

APU tuvo la posibilidad de conversar con Djalma Félix de Carvalho, coordinador del proyecto, quien nos contó de los objetivos del mismo y los cambios que el golpe judicial-parlamentario de 2016 produjo en la cultura brasilera.

Agencia Paco Urondo: ¿Cuál es el vínculo que el proyecto tiene con la política? ¿La estimula?

Djalam Félix de Carvalho: El proyeto Arte Mambembe actúa directamente en la formación de la conciencia política de su público. En todas las actividades del proyecto, ya sea en las clases de música o en los talleres literarios, siempre se estimula la reflexión sobre el escenario político actual y sobre la necesidad de construir una verdadera ciudadanía.

APU: Arte Mambembe difunde y promueve la cultura nordestina. ¿Cuál es la valorización de la misma hoy en Brasil? Así como pasó con el samba, que durante años fue rechazado por una elite ¿Esa situación hoy permanece con la música nordestina?

DFC: La música nordestina pasó por algunas fases diferentes. Hasta los años 60 había una clara discriminación en relación a toda nuestra cultura, especialmente en la región sur y sudeste del país (N del E: San Pablo, Rio de Janeiro, Paraná, Santa Catarina, Rio Grande do Sul, la zona blanca de Brasil). A partir del ascenso de Luiz Gonzaga, Jackson do Pandeiro y  João do Vale como íconos de la música nacional, ese escenario comenzó a cambiar y luego vinieron los nuevos nombres como Caetano Veloso, Gilberto Gil, Os Novos Baianos, O Pessoal do Ceará, que alejaron de una vez aquella imagen negativa inicial.
Lo que sucede actualmente es que vivimos una fase triste, en que pasó a ser destacada una generación de músicos nordestinos totalmente distanciados de los valores culturales de nuestra región, absolutamente sumisos a los padrones de éxito creados por los grandes medios. Y eso terminó por enviar al ostracismo a nuestros artistas más verdaderos, aquellos que insisten en hacer música con arte, con poesía, con belleza. Entonces es posible decir que hoy la música nordestina de buena calidad está desvalorizada. Y aquella más artificial, creada para atender los intereses del mercado, está en alta.

APU: En el documental que realizaron muestran que el proyecto viaja por Brasil procurando crear nuevas bases. ¿Cuál es el objetivo de ello?

DFC: El objetivo del proyecto, al ir de ciudad en ciudad, es justamente llevar de nuevo al público esos artistas más originales y verdaderos, que no tienen espacio en los medios.

APU: ¿Cómo evalúan ustedes la situación cultural brasilera entre 2003 y 2015 y qué cambió a partir del golpe?

DFC: Entre el 2003 y el 2015, la forma de ver la cultura de parte del gobierno nacional fue totalmente diferente. El gobierno de Lula encontró un Ministerio de Cultura con un presupuesto que era el 0,2% del PBI y en el 2010 hizo que pasase el 1%. Pero el principal cambio fue en relación a la democratización de las acciones culturales. Estas estaban concentradas casi exclusivamente en el eje Rio, San Pablo, beneficiando artistas ya consagrados. Lula creó más de tres mil Puntos de Cultura, llevando a los rincones más olvidados del país el incentivo cultural. Creó también el Valle Cultura y pasó a dar incentivos fiscales a las empresas que invirtieran en cultura. El Ministerio de Cultura llegó a ser eliminado en el 2017 y tuvo que ser recreado después de la gran movilización popular. Lo que fue eliminado después de 2017 fue el incentivo fiscal a las empresas. Nuestro proyecto es mantenido actualmente por la colaboración de particulares, pero sufrió mucho anímicamente con relación a la creencia en los valores democráticos aprendidos dentro. Por eso estamos cada vez más empeñados en fortalecer el proyecto, con el objetivo de estimular la participación  de los chicos por el retorno efectivo de nuestra vida democrática.