Cultura //// 14.04.2019
#BowieReMembered: ¿Absolutos principiantes?

Andrea Prodan y una banda afiladísima homenajean la obra de David Bowie en un set cargado de la mejor dosis interpretativa que promete ser una performance estética a nivel internacional. El próximo show será el 20 de abril en Lucille (Gorriti 5520).

Por Javier Tucci y Boris Katunaric
Foto: Mariano Nieva

El pasado sábado seis de abril, las cincuenta personas que asistieron al sótano de Casa Colombo (Gallo 557 CABA) por invitación del mismísimo Andrea Prodan, fueron testigos de un ‘ensayo con público’ de lo que será "Bowie ReMembered", el súper homenaje que junto a los hermanos Ale y Diego Kurz de El Bordo (guitarra rítmica y bajo), Martín Guido Pérez Fantini (primera guitarra), Martín Luchina (teclados) y Daniel Cerecedo (Batería), presentarán el próximo 20 de abril en Lucille (Gorriti 5520).

Fuera de la estructura del tributo, la banda le toca al eterno Bowie desde el corazón, con una autenticidad única de sonidos que reversionan a uno de los más grandes artistas de todos los tiempos.

A partir de una lista de temas que atravesó toda su camaleónica y vanguardista carrera, Bowie ReMembered promete ser uno de los mejores shows dedicados a mantener viva la llama del Duque blanco, sin envidiarle nada a ninguna otra puesta de las que circulan alrededor del mundo (sin exagerar). Entre las canciones elegidas por Prodan y compañía encontramos versiones de hits desde los más emblemáticos como “Space oddity” o “Life on Mars”, los más rockeros como “Ziggy Stardust”  o “Moonage Daydream”, pero también algunas joyas perdidas como “Something In The Air” que, según el propio Bowie, era su favorita del disco Hours ¿Alguien habrá hecho alguna vez este último cóver?

Los músicos fueron contundentes en sus interpretaciones, mantuvieron cierta armonía en los arreglos como así también en las líneas melódicas de las guitarras con solos muy en la línea de Earl Slick, uno de los más destacados guitarristas que desfilaron en la estela Bowie.

Por su parte, sin ninguna pretensión de emular al cantante inglés que partió en enero de 2016 hacia aquella lata desde donde envía mensajes para saber de qué se trata todo este sueño, el registro vocal de Andrea Podan, la calidez de sus registros graves y la fuerza en las notas más altas -seguramente estudiadas con muchísimo laburo como fan de Bowie-, rebotaron en todo el salón dando cuenta el sello teatralezco y rockero expresado por el hermano menor de Luca.

Sólo faltó la presencia del director inglés, Julien Temple, quien se encontraba en Buenos Aires presentando películas en el BAFICI, inspiradas David Bowie, Keith Richards y The Kinks. Recordemos que Temple supo documentar el movimiento punk y, entre otras producciones, dirigió Absolute Beginners, película de 1986 en la que Bowie compuso la homónima canción y en la que también actuó. Traemos a Temple porque en el transcurso de la noche, Andrea contó que un día antes del show se lo cruzó en el BAFICI y porque además viene como anillo al dedo para decir que Bowie ReMembered no se parece en nada a un intento de Absolute Beginners (Absolutos principiantes), sino a una banda que con sólo dos meses de ensayos, promete ser una puesta superadora que en los próximos meses contará con la inclusión de cruzamientos performáticos en el escenario, en plena sintonía con el planeta Bowie.

¿Tributo u homenaje? Nada de eso. Los y las que estuvimos presentes aquella  noche, en ese "beso en la boca" como definió Andrea al show, saben de qué estamos hablando. El resto tendrá que asistir al próximo 'ensayo público' el próximo 20 de abril a Lucille (Gorriti 5520) a constatar lo que se esboza en estas líneas. Y en julio el estreno oficial del espectáculo.