fbpx Anima Latina: primer festival de cine de animación latinoamericana | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 27.05.2017
Anima Latina: primer festival de cine de animación latinoamericana

Del 1 al 7 de junio se llevará a cabo el primer festival de cine de animación latinoamericana. En esta entrevista con su director, Ezequiel Dalinger, hablamos sobre la situación actual de este tipo de lenguaje cinematográfico en la Argentina. 

Por Boris Katunaric

APU: En lo que es la historia de la animación en Argentina tenemos a un pionero como lo fue Quirino Cristiani, como primer animador en las artes audiovisuales, sin embargo, en términos de lo popular y masivo, no se ha creado una cultura de la animación. Tenemos a García Ferré como máximo (o único) exponente, pero no se ha generalizado en una industria que esté inserta en los medios, en los canales de aire o el cine. 

Ezequiel Dalinger: Coincidimos en varios puntos. Vos destacabas a Quirino Cristiani como pionero, es el primer realizador de un largometraje animado de la historia del cine y el común de lagente no lo conoce. Hay un desconocimiento hasta de la propia historia. Es cierto también en que no hay una industria de la animación presente en las artes audiovisuales como lo puede haber en otras manifestaciones artísticas. Lo que hay en Argentina son muchos realizadores, animadores, pero son individuos. A nosotros nos llegaron muchísimos cortometrajes, pero esos cortos los hace un animador en su casa, con su computadora. Lo que falta es poder unir a esas mentes creativas, formar equipos y empezar a desarrollar industria. De hecho los largometrajes los equipos se forman para el proyecto y después se desarman. Para generar industria tenemos que formar equipos y hacerlos producir contenidos continuamente. Porque no creo que sea porque la gente no quiere, que no se haga animación. Hay un montón de factores económicos sociales o políticos que impiden que se produzca. Por ejemplo, la realización de largometrajes es muy cara, sino está acompañada por ciertas políticas públicas se hace muy difícil que se pueda realizar más allá de las voluntades personales de los animadores.  Que falten largometrajes, que falte producción también se tiene que pensar desde las políticas del Estado. 

APU: Venimos de un cambio no sólo de representantes sino de signos políticos, bastante opuestos en lo que es el rol del Estado en materia de políticas culturales. En relación a la animación ¿cómo fue el rol del Estado en los últimos años?

ED: Lo que veo es que no hubo un crecimiento en la producción de largometrajes pero sí en series y cortometrajes y de una manera mucho más federal. Antes por ahí estaba muy concentrado en Buenos Aires, Rosario, Córdoba. En los últimos años con distintas acciones como la ley de medios, concursos, etc, hicieron posible que se desarrolle la animación en más rincones del país que antes. Comparándolo con la gestión actual, hubo modificaciones como en presupuesto, concursos, pero todavía no hay resultados porque estos procesos son largos. Pero previo a la gestión de cambiemos se le dio una importancia a lo audiovisual, de hecho se lanzó el concurso Animate para el INCAA, que funciona parecido a historias breves. Antes no había un concurso destinado a la aimación y el INCAA lo pudo hacer. Es decir que hace unos años se empezó a mirarun poco la animación. 

APU: Como estaría posicionada Argentina en animación, poniendo en comparación a EEUU que, por ejemplo tiene mucha guita invertida o el animé japonés que sí ha desarrollado una cultura en la animación. 

ED: Tocaste dos temas importantes: por un lado en lo que es el desarrollo de la industria en dinero o en programas y lo otro es el animé, a Japón se lo identifica por el animé. Nosotros estaríamos como a mitad de camino. No tenemos todos los recursos y tampoco tenemos construida una identidad con la animación, estamos en ese proceso. Más allá de la tecnología, que hoy es mucho más accesible, que utilizan, blender, software libre. Eso permite que las licencias de los programas que tenés que usar y son caras, sean de acceso libre, de código abierto. Esto posibilita que podamos acceder a estas herramientas. Comparando con el animé creo que falta todavía desarrolar una identidad visual o estética y definir cuál es el estilo de animación nacional.  

APU: En ese sentido, Metegol, la película de Campanella, tiene una estética que emula bastante a las producciones de Pixar. Mientras que venimos de una tradición gráfica muy interesante en lo que es la historieta argentina, Solano López, Breccia, Fontanarosa. 

ED: La identidad gráfica es muy fuerte en Argentina, Solano López participó por ejemplo en la película Eva de la Argentina, donde hizo los diseños de los personajes. También Fontanarosa diseñando personajes para Martín Fierro. Creo que la búsqueda de la identidad o la característica estética más fuerte que se vislumbra por ahora en la animación es este contacto con la historieta, con lo gráfico. 

APU: Yendo al festival propiamente dicho ¿cómo surge la iniciativa?

ED: Este es el primer año que realizamos el festival, pero el año pasado lo hicimos como muestra. En verdad la experiencia empieza hace un año cuando notamos esta falta de un espacio donde se pudieran ver producciones de Latinoamérica. No existe en el mundo un festival de animación latinoamericana. Sí existen festivales de animación en Latinoamérica pero son abiertos  a todos los países. Lo que buscábamos era hacer este recorte y abrir la convocatoria a realizadores y toda la comunidad audiovisual para que puedan participar del festival y recibimos casi 300 obras de Latinoamérica, hicimos una selección donde quedaron alrededor de 90 y son12 países los que participan. Tenemos un destacado sobre animación colombiana con varios cortos de producción reciente y una retrospectiva a Pablo Poledri, que es un realizador argentino independiente. También vamos a tener actividades de formación académica y profesional. Vamos a hablar de los 100 años de animación argentina y brasilera en donde historiadores como Raúl Manrupe o Mónica Kirchheimer, van hablar de los hitos y las características de estos 100 años. También talleres sobre animación 2D y la vigencia que tienen hoy en día.  Desde lo más industrial la gente de Smilehoood que es la productora del Payaso Plim Plim. También una charla sobre la representación de la guerra en Colombia en la animación. Cómo se ve esto en la pantalla desde una película que se estrenó hace unos años que se llama Pequeñas voces.  

Mas información en www.animalatina.com.ar