fbpx Eleeciones en UTPBA: un frente propone a Osvaldo Bayer como candidato
//// 17.09.2010
Eleeciones en UTPBA: un frente propone a Osvaldo Bayer como candidato

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, comunicado de prensa) Llegamos a dos semanas de la elección de autoridades en la UTPBA sin las mínimas garantías que se requieren para que los comicios sean transparentes. A pesar de ello, quienes conformamos LA GREMIAL de prensa e integramos junto a otras agrupaciones del gremio la lista del Frente de Unidad decidimos presentarnos igual y dar batalla. “Es una vergüenza que no nos entreguen los padrones, que no se pueda conocer quién es afiliado y quién no, que pretendan eternizarse en el manejo del gremio. Siempre fui partidario de que los mandatos no duren por más de cuatro años, y muchos de los integrantes de la actual conducción están desde hace casi tres décadas”, manifestó el historiador y periodista Osvaldo Bayer, candidato a secretario general por la lista Frente de Unidad. Bayer expresó que está “orgulloso de encabezar una lista de verdaderos delegados de base, dispuestos a reconstruir las condiciones de debate en un momento histórico y propicio para el intercambio de ideas y para abrir las puertas del gremio a los afiliados”.
Terreno abonado para el Fraude
Esta no será una pelea limpia. La conducción de la UTPBA ha demostrado otra vez (y van…) que no está altura de los hechos y que ni siquiera honra el lugar que ocupa desde hace ya 26 años. Pese a que la lista del Frente de Unidad cuenta entre sus integrantes a reconocidos trabajadores y más de 40 delegados de distintas empresas del gremio, elegidos democráticamente por sus compañeros en elecciones limpias y que, por supuesto, también son reconocidos formalmente por la UTPBA, la conducción del sindicato, con su prepotencia de mando y el abuso del aparato político que sostiene gracias al aporte de todos los trabajadores, nos da la espalda. Y para las elecciones nos impone las peores condiciones posibles, indignas de una organización de trabajadores, a saber:
 
*La Junta Electoral elegida a finales de junio en la asamblea de Atlanta no representa la realidad. Es un dibujo. La lista Celeste y Blanca del oficialismo, al mejor estilo estudiantina, se desdobló para asegurarse la mayoría y la minoría propias, una jugada política que pinta como ninguna otra las intenciones espurias de la conducción: controlar la Junta Electoral, encargada de controlar y depurar los padrones, por todos sospechados de estar inflados y de no reflejar hoy la composición real de nuestro gremio.
 
*Se sabe que quien controla los padrones y la Junta Electoral controla la elección. Y a pesar de nuestro repetido pedido de acceder a los mismos, no fuimos escuchados. Sólo pudimos ver unos pocos listados entregados en las oficinas de recursos humanos de algunas empresas. No conocemos los padrones de jubilados ni de colaborares, tampoco los de las denominadas empresas chicas. Por eso los hemos solicitado formalmente a través de cartas documentos a la UTPBA y también a través del Ministerio de Trabajo, y los hemos solicitado informalmente, a algunos compañeros que integran la lista oficialista. La respuesta es la misma. Nada.
 
*También nos opusimos a que las elecciones se realicen durante dos jornadas sin razón de ser y con nulas garantías para la transparencia e inviolabilidad de las urnas, que permanecerán bajo el exclusivo control del oficialismo. Además, se nos impide participar en la designación de autoridades de mesa y se nos prohíbe conocer la condición de afiliado con derecho a voto de cientos de compañeros.
 
*Otra situación de alerta grave es que por los datos parciales que vamos teniendo podemos afirmar sobre seguro que muchos de los votantes no reúnen las condiciones estatutarias porque se han desafiliado o porque no son trabajadores de prensa siquiera, pero igualmente están habilitados para votar.
Una propuesta indecente
 
En medio de las negociaciones se nos hizo un ofrecimiento, que rechazamos sin dudar. A través del Ministerio de Trabajo, que auspicia de mediador entre las partes, se nos pidió a cambio de “obtener los padrones en 24 horas” que “retiremos la denuncia y el pedido de impugnación de la Asamblea de Junta Electoral”, cuyas trampas y atropellos frente a los trabajadores fueron registrados por escribano público y forman parte de la presentación realizada ante el Ministerio. La extorsión tiene asidero: la UTPBA quiere evitar que se judicialice la cuestión, ya que esto los dejaría expuestos y sin máscara ante el resto de los trabajadores. No aceptamos bajo esas condiciones los padrones. No así, no a cualquier precio. Y mucho menos renunciando a la verdad, que es y debe ser nuestro valor más preciado, porque muchos compañeros han dejado su vida por contar la verdad, y sólo así podemos honrarlos.
 
La UTPBA que queremos
Quienes integramos LA GREMIAL de prensa decidimos presentarnos a las elecciones porque sentimos las verdaderas necesidades de todos los trabajadores de prensa, que podríamos resumir en tres aspectos elementales y, sin embargo, abandonados por la actual conducción del gremio: salarios, salud y condiciones de trabajo.
 
Para apuntalar nuestro poder adquisitivo necesitamos un gremio que discuta Paritarias, como desde hace ya siete años lo vienen haciendo el resto de los sindicatos.
 
Necesitamos un gremio que discuta y levante los montos de los básicos de convenio, que en la actualidad no superan la mitad de lo establecido como salario mínimo, y que así como están les sirve a los empresarios para evadir el derecho constitucional de los trabajadores a percibir el mismo salario por igual tarea.
 
La excusa que la conducción de la UTPBA utiliza para negarnos las Paritarias únicas del gremio sería una patraña en boca de los empresarios, y es una aberración en boca de quienes conducen un sindicato. Jamás un acuerdo por empresa puede resultar mejor para el conjunto de los trabajadores que el que se obtenga a través de una negociación colectiva. Y ni hablar en las empresas, como es el caso de Clarín –por citar un ejemplo contundente- y tantas otras, donde la organización gremial es inexistente o nula, y a los trabajadores no les queda otra alternativa que aceptar lo que les ofrecen las patronales. Es algo tan elemental como saber que “la unión hace la fuerza”.
Lo cierto es que la conducción de la UTPBA, alejada hoy de los problemas de los trabajadores, no sabe cómo hacerlo. Luego de tantos años de desidia y abandono, ha olvidado los principios fundamentales del trabajo gremial. Pero quienes sí discutimos salarios en todos estos últimos años, no dudamos: necesitamos recuperar el sindicato para discutir Paritarias y que nuestros salarios frenen su paulatina pérdida de poder adquisitivo.
 
El desgerenciamiento de la OSTPBA es otro objetivo a cumplir, para devolverles el control a los trabajadores. Hoy la salud de los trabajadores de prensa está en manos de la firma Sygma Servicios Integrales S.A., cuyos dueños aparecen vinculados en una decena de causas judiciales por “quiebras fraudulentas y vaciamientos de empresas”, entre ellas la quiebra y el vaciamiento de la fábrica textil Brukman. El gerenciamiento es para nosotros inaceptable. La conducción del gremio nos habla en su propaganda de la cantidad de consultas realizadas, nos muestra falsas ambulancias, pero no dice una sola palabra del gerenciamiento del sistema de salud, hoy solidario con los intereses mezquinos de empresarios inescrupulosos.
 
También el crecimiento exponencial de la cantidad de compañeros colaboradores necesita urgente atención. Hoy los colaboradores no sólo son una realidad cotidiana sino que son el sector más precarizado del gremio y, salvo en algunas empresas, que son contadas con los dedos de una mano, no hay para ellos políticas salariales ni viáticos ni mucho menos beneficios sociales como pueden ser aguinaldo y vacaciones. Son trabajadores de prensa, pero están afuera del sistema y en muchos casos se los trata como parias, como si fueran recursos descartables.
 
Unidad y vocación de trabajo frentista
 
Para comenzar a andar este camino de recuperación decidimos presentarnos en las elecciones del gremio desde una vocación de trabajo frentista, integrando el Frente de Unidad junto a las agrupaciones El Colectivo de Trabajadores, La Naranja y La Violeta. De un tiempo a esta parte, respetando nuestras diferencias ideológicas, nos hemos reconocido en una misma pelea. La solidaridad desplegada durante el largo conflicto que están sufriendo los compañeros de Crítica, que luchan nada más y nada menos que por conservar sus fuentes de trabajo, y que no contó con el debido apoyo de la UTPBA, terminó de consolidar la lista de Unidad con la que daremos pelea en las elecciones del 28 y 29 de septiembre próximos.
 
En estas condiciones absolutamente desfavorables igual nos presentaremos a elecciones. De esta manera es que asumimos y reafirmamos nuestro compromiso con todos los trabajadores de prensa. Estamos convencidos de la profunda necesidad de un cambio para torcer el destino de nuestro sindicato, la UTPBA, que es de todos los trabajadores y no sólo de la conducción (¡entiéndanlo de una vez los burócratas!). Nuestro compromiso es público. Seguiremos trabajando, como lo venimos haciendo hace ya muchos años desde la bases. Vamos a recuperar la UTPBA para todos los trabajadores. Vamos a fortalecer al gremio desde su materia prima, los trabajadores. Hoy somos muchos, pero no tengan dudas vamos a ser muchos más. ¡Vamos a andar!
L
A GREMIAL de prensa
En el FRENTE DE UNIDAD, con Osvaldo Bayer como candidato a secretario general(Agencia Paco Urondo)