APU TV //// 28.07.2017
Él Mató a un Policía Motorizado: “Es un orgullo que ‘Mujeres Bellas y Fuertes’ sea tomado por el feminismo”

Minutos antes de la presentación de su nuevo disco, la banda platense dialogó en exclusiva con AGENCIA PACO URONDO TV y expresó su mirada sobre la libertad artística, la escena del rock y la sociedad actual. 

Por Jorge Giordano
Video realizado por Marco Cristiani, Ludmila Sueiro y Paloma Baldi

Santiago Motorizado y Pantro Puto (Santiago Barrionuevo y Manuel Sánchez Viamonte, respectivamente) acaban de terminar la prueba de sonido en Niceto. En unas horas, el público va a corear las canciones de “La Síntesis O'Konor”, el nuevo y esperado disco de Él Mató a un Policía Motorizado, luego de “La Dinastía Skorpio”, en 2012. La banda, que se completa con Niño Elefante (Gustavo Monsalvo), Doctora Muerte (Guillermo Ruíz Díaz) y Chatrán Chatrán (Agustín Spasoff), ofreció cuatro fechas en Niceto para mostrar en vivo su nueva creación.

Santiago, bajista y voz de la banda, cuenta que el disco surgió “hace ya creo que dos años, teníamos la idea de buscar un cambio en la banda, en lo artístico y musical. Empezamos a jugar mucho con los instrumentos y los climas. Cuando llegamos a un punto empezamos a pensar una nueva parte que se agregue y se vaya ampliando la canción”.

En 2016 Él Mató apareció en festivales como el BUE, compartiendo fecha con los Libertines e Iggy Pop, y salió en la tapa y nota central de la revista Rolling Stone. Parecen vivir todo el proceso muy tranquilos: “Nunca pensamos que nuestro proyecto está en una disputa con el mainstream ni con la industria. Siempre vivimos ésto de esta manera, desde muy chicos, cuando nos juntábamos a ensayar en la escuela y a grabar los ensayos en un cassette, hacerle una tapa, sacar fotocopias y repartirlo entre los amigos. Básicamente es eso mismo pero un poco más amplio”, afirma Santiago. “Si uno quiere firmar con un sello, está genial. Si quiere hacerlo de manera independiente, buenísimo. Si uno quiere subir los discos a Internet y no editarlos, genial. Si los quiere editar, bien también. Entendemos que la industria está en crisis en algunas partes, que se vuelve cada vez más conservadora. Eso hace que toda la parte mainstream se vuelva chata, vacía, pero no sé. No nos interesa mucho igual”.

 

El sello Laptra, que también agrupa a bandas del palo como “107 Faunos”, “Bestia Bebé”, “Hojas Secas” o “Las Ligas Menores” es una apuesta importante que cruza continuamente a los músicos de la escena. Según Santiago, detrás de eso reside una concepción de la libertad artística: “Creo que el arte tiene que ser libre totalmente. Es como el contexto ideal para el arte, mientras más libertad, todo lo que fluya de ahí va a ser mejor. Creo que el camino de la independencia ayuda a eso, básicamente. Sé que hay bandas que son muy grandes y pueden hacer lo que quieren, por más que estén metidos en el corazón de la industria. Las bandas emergentes, que firman con un sello, no tienen las mismas oportunidades. Se empiezan a meter en un círculo muy cerrado, que sigue las lógicas básicas de la industria y el capitalismo y en general suelen ser enemigos de cualquier propuesta artística”.

Esta escena indie, en general, no pretende ser contestataria ni revolucionaria, aunque se ve inmersa en las nuevas discusiones políticas que atravesaron a nuestra sociedad. Santiago recuerda los años noventa, “cuando yo iba al secundario, y todo era muy diferente. No había discusión política, el discurso que dominaba era quejarse de que Menem era un ladrón y listo. Así era la realidad e iba a ser siempre, no había una segunda discusión. No se pensaba en transformaciones por las que uno puede pelear. En esta última década eso me pegó, creo que le pegó a todo el mundo, directa o indirectamente. Fue un cambio cultural bastante importante en la Argentina y en la región en general. Me gusta esta época de discusión política”. 

La apertura de las letras da pie a variadas interpretaciones. Una que se popularizó en los últimos tiempos tiene que ver con “Mujeres bellas y fuertes”, una canción de “La Dinastía Skorpio”. “Gritos, toda la noche /El vecino y un cuerpo (…) mujeres bellas y fuertes /se han ido, mi amigo, y no volverán”. Militantes y no tanto escucharon en esta canción referencias a femicidios y una reivindicación feminista. Santiago recoge el guante: “sí, sabemos que se tomó mucho la frase “mujeres bellas y fuertes”. Nos gusta porque la idea era poner la fortaleza como adjetivo predominante. Antes en el rock, hablando ya de hace mucho, era como un cliché la mujer bella, como adorno. Una concepción muy machista y chota. Por más que después la canción después no habla de la lucha feminista, habla de una historia puntual. Cuando se toma por ahí, para nosotros está buenísimo. Es un orgullo”.

La ola feminista post-Ni una Menos también llegó al corazón del indie argentino. El año pasado, el cantante de una banda conocida dentro del ambiente, La Ola Que Quería Ser Chau, fue denunciado por abuso sexual y se encuentra procesado. Él Mató se pronunció rápidamente al respecto, publicando las denuncias y comentando: “El mundo es muy hermoso pero también muy horrible. Hay que cuidarse y cuidar a todos los que tenemos cerca, hasta el final”. Santiago cuenta que “fue muy doloroso. Es una banda con la que hemos compartido escenario, y una de las cosas que más me gustaba de esta nueva escena era que la veía como bastante diferente a viejas épocas. Por lo menos en las formas, en el trato, en la manera de encarar el arte. Todo esto cortó con esa idea, apareció ese machismo de estrella de rock clásico cliché de siempre. A mí me generó una desilusión muy fuerte”. Pantro reivindica las consecuencias de ese proceso: “Hizo que empezaran a surgir nuevas denuncias hacia ciertas personas, abusadores. Dio valor a otras chicas a que denunciaran lo que había pasado. Para mí hubo un cambio bastante grande a nivel país, respecto a la concepción sobre los abusos por parte de figuras del poder, por decirlo de alguna manera”.

En Él Mató existe una búsqueda de una bondad redentora a través del amor o la amistad, y una valoración de la magia de la infancia y el misterio del universo. Ya desde el nombre de la banda, tomado de un fragmento de película clase B, se entrecruzan referencias a mundos cinematográficos. En esta línea, aclaran que en algún momento van a realizar un videoclip con dibujos animados, siguiendo la estética gráfica de sus discos e invitaciones. Otros temas como el terror, la oscuridad y la muerte son generalmente abordados desde lo emocional, sin descripciones gore. Y la redención buscada también llega con el apocalipsis, que figura de manera constante en sus letras e imaginario. Pantro se pone serio: “El apocalipsis es algo que se va a ir dando gradualmente, como de hecho viene pasando. Va a llegar un punto en que la situación sea totalmente insostenible y va a haber un quiebre. Creo que va a ser un apocalipsis social, va a haber necesariamente transformaciones en el sistema para que el número de excluidos sea mayor al de incluidos”. Pero lo cinematográfico y espectacular vuelve a aparecer. El Mató tiene una tradición que mantener: “Y después un par de tornaditos también va a haber seguro. O un maremoto”.